Durante la Misa celebrada este lunes 8 de octubre en la Casa Santa Marta, el Papa Francisco se sirvió de la parábola del Buen Samaritano para invitar a ser “cristianos sin miedo a mancharse las manos y las ropas cuando se acercan al prójimo”.

El Papa puso de relieve cómo únicamente el samaritano, considerado un pecador, se detuvo a socorrer al hombre agredido y abandonado malherido en el camino y al que ignoraron hombres considerados virtuosos, como un sacerdote y un levita.

“Y no sólo no lo dejó en el albergue diciendo: ‘Aquí lo dejo, llamad al médico que yo ya he cumplido y me voy’. No. Se preocupó por él. No era un funcionario, era un hombre con el corazón abierto”.

Así, el Santo Padre exhortó a abrir de verdad el corazón a las sorpresas de Dios: “¿Eres cristiano?”. “¿Estás abierto a las sorpresas de Dios? ¿O eres un cristiano funcionario, cerrado?”. A estas preguntas, señaló el Papa Francisco, se puede contestar con condescendencia propia del “cristiano funcionario”: “Sí, soy cristiano. Voy los domingos a Misa, trato de hacer el bien. Comulgo, me confieso una vez al año…”.

Sin embargo, así es como actúan los “cristianos funcionarios”, “aquellos que no están abiertos a las sorpresas de Dios, aquellos que saben mucho de Dios, pero no salen a encontrarse con Él. Aquellos que nunca han experimentado el estupor ante el testimonio, son capaces de dar testimonio”, advirtió.

Por ello, exhortó a los laicos y a los pastores a preguntarse si tienen el corazón abierto a las sorpresas de Dios, “a aquello que Dios te da cada día”.

“Cada uno de nosotros es el hombre herido y abandonado, y el Samaritano es Jesús, que nos ha curado las heridas, que se ha acercado a nosotros y nos ha curado. Él ha pagado por nosotros”.

 

Evangelio comentado por el Papa Francisco:

Lucas 10:25-37

Se levantó un legista, y dijo para ponerle a prueba: «Maestro, ¿que he de hacer para tener en herencia vida eterna?»
El le dijo: «¿Qué está escrito en la Ley? ¿Cómo lees?»
Respondió: «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo.»
Dijo entonces: «Bien has respondido. Haz eso y vivirás.»
Pero él, queriendo justificarse, dijo a Jesús: «Y ¿quién es mi prójimo?»
Jesús respondió: «Bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de salteadores, que, después de despejarlo y golpearlo, se fueron dejándolo medio muerto.
Casualmente, bajaba por aquel camino un sacerdote y, al verlo, dio un rodeo.
De igual modo, un levita que pasaba por aquel sitio lo vio y dio un rodeo.
Pero un samaritano que iba de camino llegó junto a él, y al verlo tuvo compasión;
y, acercándose, vendó sus heridas, echando en ellas aceite y vino; y montándose sobre su propia cabalgadura, lo llevó a una posada y cuidó de él.
Al día siguiente, sacando dos denarios, se los dio al posadero y dijo: «Cuida de él y, si gastas algo más, te lo pagaré cuando vuelva.»
¿Quién de estos tres te parece que fue prójimo del que cayó en manos de los salteadores?»
El dijo: «El que practicó la misericordia con él.» Dijo Jesús: «Vete y haz tú lo mismo.»

 

¡VIVA CRISTO REY!

¡Y SU AMOR SEA NUESTRA LEY!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *