Durante los últimos dos años, hemos dedicado nuestro estudio a las Bienaventuranzas y para este nuevo año, hemos escogido la Exhortación Apostólica de S.S. Francisco, Gaudete et Exsultate. Es decir Alégrense y Regocíjense (Alegraos y Regocijaos); en la cual el Santo Padre plantea una actualización del tema perenne de la llamada a la Santidad.

Tema especialmente pertinente para la Acción Católica en salida y no sólo nos recuerda el Papa, que hemos sido llamados a la santidad, sino que nos facilita herramientas y estrategias útiles en nuestras realidades y circunstancias actuales.

Para recorrer este itinerario vamos a tomar el texto de la Exhortación y cuando la cita no es textual, se tomará en extractos. A continuación, la presentación que hace el P. Francisco en los números 1 y 2 «Alegraos y regocijaos» (Mt 5,12), dice Jesús a los que son perseguidos o humillados por su causa. El Señor lo pide todo, y lo que ofrece es la verdadera vida, la felicidad para la cual fuimos creados. Él nos quiere santos y no espera que nos conformemos con una existencia mediocre, aguada, licuada. En realidad, desde las primeras páginas de la Biblia está presente, de diversas maneras, el llamado a la santidad. Así se lo proponía el Señor a Abraham: «Camina en mi presencia y sé perfecto» (Gn. 17,1).

No es de esperar aquí un tratado sobre la santidad, con tantas definiciones y distinciones que podrían enriquecer este importante tema, o con análisis que podrían hacerse acerca de los medios de santificación. Mi humilde objetivo es hacer resonar una vez más el llamado a la santidad, procurando encarnarlo en el contexto actual, con sus riesgos, desafíos y oportunidades. Porque a cada uno de nosotros el Señor nos eligió «para que fuésemos santos e irreprochables ante él por el amor» (Ef. 1,4).

Dado que fue publicado en fecha 19 de marzo de 2018 Solemnidad de San José, nos confiamos a su intercesión silente pero eficaz. Que interceda ante el Señor para que nos conceda la docilidad al Espíritu Santo y la fortaleza para cumplir la voluntad del Padre, tal como lo hizo él como Custodio en la tierra del Niño Jesús de María la Madre del Señor.

 

DESCARGA BOLETÍN COMPLETO

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *