Apostolado

MES MISIONERO EXTRAORDINARIO, OCTUBRE 2019

ABRIR EL CORAZÓN A LA MISIÓN CON UNA FE MADURA

«La crisis en la misión es una crisis en la fe. Una fe solo puede atraer cuando es consciente, viva y madura. Es por eso que hay una relación estrecha entre fe y misión ya que la fe madura se convierte automáticamente en testimonio», son las palabras de monseñor Giampietro Dal Toso, presidente de Obras Misionales Pontificias (OMP), durante su breve paso por Madrid en preparación del Mes Misionero Extraordinario establecido por el Papa Francisco para octubre de 2019.

El presidente de Obras Misionales Pontificias (OMP), monseñor Giampietro Dal Toso, participó en dos conferencias en la Facultad de Teología San Dámaso en Madrid, con el fin de promover el Mes Misionero Extraordinario (MME), establecido por el Papa Francisco para octubre de 2019.

FE: FRUTO DE UNA RELACIÓN PERSONAL CON JESUCRISTO

Durante su breve estancia en tierras españolas, monseñor Dal Toso habló sobre el sentido de esta iniciativa que describe como una oportunidad para «redescubrir la naturaleza misionera de nuestra fe” destacando dos puntos fundamentales: «la fe se comparte por atracción” y es fruto de “una relación personal con Jesucristo”.

Entrevistado por el departamento de comunicación de OMP España, el prelado subrayó que en esta sociedad actual en constante cambio y en la que el trato personal es más difícil de consolidar que en el pasado, «hay que seguir buscando la cercanía a la hora de evangelizar, suscitando el testimonio personal de la fe en cada circunstancia, por pequeña que sea».

Al respecto, añade que la “missio ad gentes”, es decir, la misión relativa a los que no conocen a Cristo; «no está sólo en continentes lejanos, sino también aquí, en nuestros países europeos, ya que la crisis en las misiones es una crisis en la fe: una fe solo puede atraer cuando es consciente, viva y madura. Es por eso que hay una relación estrecha entre fe y misión ya que la fe madura se convierte automáticamente en testimonio».

EL DESAFIÓ DE LA UNIVERSIDAD EN LA IGLESIA LOCAL

Y en cuanto la relación existente entre las dimensiones de Iglesia local e Iglesia universal, el presidente de Obras Misionales Pontificias explica que “ninguna Iglesia puede ser local sin relación con la Iglesia universal”. Es por ello que el Santo Padre, que “es el Papa en todos los lugares” visibiliza que “la Iglesia es Una”.

LEY CRISTIANA: DANDO SE RECIBE

Asimismo, mons. Dal Toso hizo hincapié en que para OMP es un “desafío” despertar cada vez más la esencia de universalidad en las iglesias locales, recordando que la ley cristiana que afirma que “dando se recibe” se experimenta especialmente cuando una diócesis es capaz de “dar algo”.

Finalmente, el prelado profundiza sobre el “aspecto existencial” de la “missio ad gentes” en el testimonio del misionero que tiene una gran fuerza, ya que aquellos que misionan lo “dejan todo”. Y junto al testimonio de los que dan un paso adelante y aceptan el llamado de Dios a esta vocación, el entrevistado señala además la importancia de la oración, como motor de toda misión y como razón de ser del MME.

EL PAPA PIDE UN MES MISIONERO EXTRAORDINARIO  

El Papa Francisco ha establecido que octubre de 2019 sea un Mes Misionero Extraordinario con el fin de celebrar el centenario de la Carta Apostólica Maximum Illud del Papa Benedicto XV.

Para reavivar la conciencia bautismal del Pueblo de Dios en relación con la misión de la Iglesia, el Santo Padre ha asignado a este mes especial, el tema “Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en misión en el mundo”.

Se trata de despertar la conciencia de la missio ad gentes y retomar con nuevo impulso la responsabilidad de proclamar el Evangelio, sabiendo que «la salida misionera es el paradigma de toda obra de la Iglesia».

Prensa – Ciudad del Vaticano